En abril de 2013, y dando un salto adelante en un proceso de reconfiguración que se había iniciado un par de años antes, los integrantes estables del grupo de trabajo e investigación en Socioantropología de los mundos contemporáneos (ERAPI), del Institut Català d'Antropologia, se han constituido en asociación que, adoptanto el nombre de ERAPI - Laboratorio Cooperativo de Socioantropología, pretende ser un primer paso en el proyecto de construcción de una posible cooperativa dedicada a la formación, la investigación, la intervención y la divulgación socioantropológicas.

El ERAPI, que tiene su origen en un llamado realizado en 1992, ha tenido como principales objetivos el de propiciar un espacio de estudio, reflexión y discusión que permita desarrollar trabajos que aborden de una manera compleja, rompiendo con los planteamientos más clásicos y tópicos, el campo de los procesos y dinámicas asociadas a los mundos mundos contemporáneas.

A lo largo del tiempo, y por diversos factores, han tenido un papel muy destacado el estudio y la reflexión de los procesos identitarios, y de sus correlatos, los alteritarios, así como la evaluación del conjunto de dinámicas asociadas a las movilidades contemporáneas, y muy especialmente con respecto a las migraciones en los contextos europeos e iberoamericanos.

Las actividades de investigación, de discusión y de divulgación que desde un inicio el grupo ha venido  realizando se han centrado en los siguientes marcos de trabajo:

  • la reflexión epistemológica y metodológica alrededor de los fenómenos vinculados con las movilidades y alteraciones sociales contemporáneas;
  • los modelos teóricos aplicados a la conceptualización, tanto experta como común, de los fenómenos y aconteceres contemporáneos (entre los que destacan los desplazamientos y establecimientos poblacionales, con los fenómenos y procesos sociales que les son concomitantes);
  • el análisis de escenarios o situaciones concretas en las cuales se manifiestan o despliegan los fenómenos identitarios/alteritarios, lo que se ha abordado especialmente en los ámbitos de: la escuela, la comunicación de masas y otros escenarios de mediación cultural; las estrategias y políticas urbanísticas y la producción de imaginarios colectivos de la ciudad; las diferentes organizaciones socioasistenciales, sus formas de gestión y, también, de visibilización de unos y de otros colectivos sociales, y en particular del inmigrante; la publicidad y la cultura política así como el consumo y la política cultural; las producciones artísticas y artesanales; y, en definitiva, todos los escenarios en los cuales las identidades, y por lo tanto las alteridades, ya sean culturales, de clase, de género, de edad, o de cualquier otro tipo, se articulan y manifiestan.

De manera más reciente, estas líneas se han ampliado y complejizado con el interés y el trabajo dedicado a:

  • el desarrollo y experimentación, como recoge el término laboratorio, de modalidades de investigación y de intervención socioantropológicas innovadoras de cara a generar de manera participativa informaciones y narrativas que permitan construir no sólo conocimientos a través de la deliberación y la traducción intercognitivas, sino, y por consiguiente, propiciar formas de acción más democráticas y cosmopolitas en contextos socioculturalmente heterogéneos y glocales; y
  • el estudio y la reflexión socioantropológica de los procesos y prácticas cooperativos, y en particular por lo que hace a los retos tanto epistemológicos, teóricos y metodológicos como políticos y éticos que dichos procesos y prácticas nos plantean para comprender e incidir mejor en cuestiones tales como, por ahora, los nuevos imaginarios sociales, las políticas públicas post-neoliberales, los neosindicialismos, los procesos de subjetivación cooperativa o la educación para la cooperación.